sábado, 23 de abril de 2016

Guerra por el Tabasará continua

Ayer 16 de abril,  el Movimiento 22 de Septiembre (M-22), La Iglesia Mama Tadta y el Congreso Tradicional de Masa se reunieron  para atender a una delegación del gobierno que tenía que estar integrada por el presidente Juan Carlos Varela, pero solo asistieron representantes de la Cancillería, del Viceministerio de Asuntos Indígenas, el secretario general del Ministerio de Ambiente (ex ambientalista), el gobernador de la Comarca Ngabe Bugle y el ex dirigente sindicalista y ahora asesor de gobierno Mariano Mena.
Fotos de la reunión:  
IMG_0924
Predicador Mama Tatda

jueves, 14 de abril de 2016

FAVOR FIRMAR CONTRA BARRO BLANCO

Panamá: indígenas Ngäbe defienden río Tabasará. Evitar desalojo

Barro Blanco Panama - Ngöbe BugleHidroeléctrica Barro Blanco: Destrucción, desolación, derechos pisoteados ( © Agustín Abad - http://agustinabad.wix.com/yael )
Indígenas Ngäbe Bugle se mantienen junto al río para detener el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco. Exigen la cancelación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, que privatiza el agua del rió Tabasará. Les amenaza el desalojo en cualquier momento. Firma la petición urgente al presidente de Panamá Juan Carlos Varela.
Al menos 270 personas temen ser desalojadas en los próximos días ya que el gobierno anunció que en abril se cerrarían las compuertas para iniciar la inundación del embalse. Pedimos al presidente Juan Carlos Varela que suspenda el desalojo, se asegure de que los Ngäbe no sufran represión ni intimidación y que lleguen a un acuerdo real. Lo que piden los afectados es la cancelación definitiva del proyecto.
El proyecto hidroeléctrico Barro Blanco está situado al oeste de Panamá, en el río Tabasará, provincia Chiriquí y áreas anexas de la Comarca indígenaNgäbe Bugle. Es iniciativa de la empresa GENISA y en parte financiado por los bancos de desarrollo de Alemania DEG y Holanda FMO y el Banco Centroamericano de Integración Económica BCIE los cuales al igual que el gobierno vienen haciendo oídos sordos a los reclamos de la población afectada. Además, el proyecto está registrado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio de las Naciones Unidas MDL como proyecto de energía supuestamente limpia.
El desalojo deja paso a la etapa final de la construcción de la presa Barro Blanco
Consiste en el llenado del embalse de Barro Blanco, que inundará seis hectáreas del territorio Ngöbe, hogares y escuelas de las comunidades y sus lugares religiosos, arqueológicos y culturales. Desde febrero 2016 se han realizado pruebas para las inundaciones, según informan las comunidades. Se sienten despojados de sus territorios ancestrales y del agua, sus derechos pisoteados, sus voces silenciadas.
Las personas afectadas temen por su seguridad y piden apoyo internacional. Puedes firmar la carta de esta petición al presidente Varela completando el formulario a la derecha. Pedimos que proteja los derechos de los indígenas Ngöbe afectados, asegure que están libres de cualquier intimidación, represión y desalojo forzoso.

9.350 participantes

Firma la petición:

Compartir en:

  Google+ 

domingo, 10 de abril de 2016

COMUNIDADES NGÄBE EXPUESTAS AL DESALOJO CLAMAN POR LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

por Abril 8, 2016
Las comunidades Ngäbe en el oeste de Panamá están pidiendo el apoyo de la comunidad internacional después de que funcionarios de la empresa de energía de propiedad de Honduras, GENISA, advierten que pronto serán desalojados de sus casas para dar paso a la inundación de la presa del embalse hidroeléctrico Barro Blanco.
Ricardo Miranda, un portavoz del movimiento de resistencia Movimiento 10 de Abril (M10), dijo a IC, "La situación para el pueblo Ngäbe es crítica y tensa con el cierre inminente de las compuertas de Barro Blanco. El gobierno ha anunciado que las compuertas serán cerradas en abril y antes de esto  la gente va a ser desalojados ".
La presa 28,84 megavatios está siendo construido por GENISA en el río Tabasará en la provincia occidental de Chiriquí. Aunque está ubicado en Chiriquí, la represa tendrá un impacto desastroso en las comunidades Ngäbe dentro de la Comarca Ngäbe-Buglé y las comunidades campesinas que también viven en las orillas del río.

MOSTRAR SU APOYO A LA COMUNICACIÓN INDÍGENA 

DONAR O HÁGASE SOCIO PARA ASEGURARNOS DE QUE PODEMOS CONTINUAR NUESTRO TRABAJO EN EL FRENTE.


Una vez que las puertas están cerradas y el embalse este lleno, las prácticas de pesca de subsistencia de todas las comunidades cercanas sufrirá un impacto severo; la tierra cultivable se perderá irremediablemente y los Ngäbe propiamente perderán su escuela, su centro cultural y dos conjuntos de petroglifos antiguos que son de inmensa importancia cultural y arqueológica.
Antes de ello, los Ngäbe-Buglé y comunidades campesinas de la zona de impacto se verán obligados a abandonar sus hogares.
A celebratory gathering to honor the petroglyphs. Photo: Oscar Sogandares
Una reunión de celebración en honor a los petroglifos. Foto: Oscar Sogandares
Según los informes oficiales GENISA ha afirmado que el embalse de la presa será llenada el 15 de abril.
El M10 ha estado luchando sin descanso para detener el proyecto desde que el movimiento fue fundado en 1999, cuando un grupo de manifestantes Ngäbe fueron detenidos por oponerse a la presa. Trabajando al lado de ellos está el Movimiento 22 de Septiembre  (El M22), un movimiento independiente cuyos miembros Ngäbe siguen Mama Tata, una religión que se centra en la reactivación de la cultura. El M22 acaparó titulares internacionales en 2015 cuando bloquearon la entrada a la presa durante 38 días consecutivos, hasta que la policía antidisturbios, que pretenden actuar en defensa propia, desató gas  pimienta  y cachiporras a los Ngäbe activistas, mujeres y niños entre ellos.
Edilma Pinto, 17, suffered a fractured foot during the police crackdown.(Photo: Oscar Sogandares
Edilma Pinto, 17, sufrió una fractura en el pie durante la represión policial de 2015 (Foto: Oscar Sogandares
Silvia Carrera, jefa de la Comarca Ngäbe-Buglé, que actualmente está en negociaciones con el gobierno, inicialmente apoyaba a El M10 y El M22 clamorosos de llamadas para cancelar el proyecto. Sin embargo, Carrera cambió su posición después de la represión de julio firmando un documento con el gobierno a favor del proyecto.
En virtud de dicho documento, la presa está prohibido proceder hasta que se alcanza un acuerdo con las partes interesadas indígenas y campesinas de la región. Lamentablemente, esta disposición parece haberse escapado de la mesa. pruebas de inundación se están llevando a cabo y de acuerdo con la ONG  Internacional Vigilancia del mercado de carbono (CMW), sigue existiendo una preocupante falta de diálogo necesario entre el gobierno y las comunidades afectadas por la presa hidroeléctrica.
GENISA en sí nunca ha buscado el consentimiento previo, libre e informado (CPLI) de las comunidades indígenas que viven en las orillas del río Tabasará.
Miranda dice que las comunidades afectadas están tan firmes como siempre de que se detenga el proyecto. Juntos, ellos están llamando urgentemente a la comunidad Internacional para apoyo.
"Estamos pidiendo a la solidaridad internacional en la lucha por el agua y el río Tabasará. Estamos pidiendo a la gente de exigir la cancelación definitiva de Barro Blanco, así como exigir el fin de la violencia contra los Ngäbe que está siendo cometido por el proyecto ", dijo.

Estamos pidiendo a la solidaridad internacional en la lucha por el agua y el río Tabasará - Pueblos Ngäbes

HAGA CLIC para twittear
GENISA no es el único que está faltando de cumplir con expectativas de los interesados.
El proyecto de US $ 78M, registrado con el mecanismo de compensación de carbono del MDL de las Naciones Unidas, ha recibido una financiación importante de la Compañía Holandesa de Financiación del Desarrollo (FMO), la Inversión y Desarrollo de la empresa alemana (DEG) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
El FMO y DEG han admitidos previamente faltar a sus propias pruebas de diligencia debida durante el transcurso de la financiación. Un informe publicado en mayo de 2015 mediante la famosa mecanismo independiente de denuncia interna (ICM) afirma: "Los prestamistas deberían haber buscado una mayor claridad sobre si hubo consentimiento al proyecto de las autoridades indígenas adecuados antes de aprobación del proyecto."
En junio de 2015, sin embargo, los prestamistas llevaron las cosas un paso más allá con la amenaza al gobierno panameño cuando suspendió temporalmente la construcción de Barro Blanco
Denunciando los bancos de desarrollo, Miranda dijo a IC que "el FMO y DEG son cómplices de las graves violaciones a los derechos humanos en el Río Tabasará.".

Vigilancia del mercado de carbono y el Centro Internacional para la Ley Ambiental están preparando un kit de acción para apoyar a las comunidades del río Tabasará y su demanda de que sus derechos sean respetados.