jueves, 11 de marzo de 2010

Así es mi país Panamá: LA SOLEDAD DE HORNITO. : El Chiricano Webzine

Por: Melva Miranda (Movimiento Federalista de Panamá)
Hornito, con una población de 1,251 habitantes (según censo 2000), es el segundo corregimiento más poblado del distrito de Gualaca, con una riqueza hídrica sin comparación en el país. En una de sus comunidades se construyó hace más de 25 años, la hidroeléctrica más grande de Chiriquí, en Fortuna. Como ironía a su nombre, este pueblo -de donde se extrae el agua para la Represa no ha tenido la “fortuna” de que le pongan energía eléctrica para alumbrar sus hogares. Y como dice doña Arcenia Samudio “vivimos a oscuritas y cuando nos enfermamos nos tienen que sacar en hamacas…” porque su camino de acceso es un verdadero calvario.



Soledad, otra de sus comunidades y que tuvimos la oportunidad de conocer este domingo 28 de febrero de 2010, es una región de belleza incomparable y de gente buena y trabajadora. “Que sola se ha quedado la Soledad, olvidada por los gobernantes de este país”, nos dicen sus pobladores. Llevan toda una vida soñando con mejores caminos, con los puentes prometidos y nunca realizados y sin energía eléctrica.



Esta comunidad tiene como límite natural al río Chiriquí, que divide a Boquete de Gualaca y, a su costado, se ubica la recién construida Hidroeléctrica Los Algarrobos. La ruta tradicional para acceder a ella es entrando por el corregimiento de Caldera, donde los vehículos pueden llegar hasta el límite del rio. Igualmente se puede llegar por Fortuna, pero sólo a pie o a caballo.






Desde 1994 se empezó a construir un anhelado puente colgante vehicular a la altura del río Chiriquí en el paso que conduce a Soledad. Desde ese año, tres gobiernos han pasado y a cuenta gotas se le ha ido llevando materiales para la construcción del puente. Hasta 2007 se terminó de llevar todo el material. Desde este año a la fecha, han pasado tres años y no se ha armado el puente. Funcionarios del MOP les aseguraron en su momento, que de contar con todo el material a la orilla del río, les tomaría probablemente un mes construirlo.



La comunidad, haciendo ingentes esfuerzos, visita las lejanas oficinas del MOP en David donde le prometen que llegarán para concluir el trabajo y nunca llegan. Las pocas veces que en esos años han llegado, lo único que coordinan es lo relativo a un llamado bono de 100 dólares, para el almuerzo que la comunidad les debe ofrecer al personal prometido y varias han sido las veces que llegan, se comen los almuerzos y se van y el pueblo continúa esperando que terminen el puente.



Actualmente, un funcionario que representa al diputado del área, les promete la carretera que tienen proyectada desde Fortuna hasta Quebrada El Frito y Soledad y de aquí hasta el paso colgante sobre el río Chiriquí. Amanecerá y veremos. La gente ya está cansada de promesas.



Cuentan que tienen veinte años desde que le prometieron el zarzo sobre la Quebrada Nancito (desde los tiempos de Otilio Miranda). El material para este puente se llevó completito y nos dicen que está guardado en un sitio muy cerca del lugar, durmiendo el sueño eterno, porque ningún director de obras públicas le ha interesado concluir de una vez por todas el bendito puente. La explicación nos la dan: es una ruta que mayormente queda en el distrito de Boquete, siendo competencia del corregimiento de Caldera, pero como no está poblada, no supone votos para los representantes, por eso no arreglan el camino; pero la tienen que utilizar los habitantes de Soledad, no por ser la mejor vía, sino por ser más corta y menos dura que si tuvieran que salir por Fortuna y de aquí a la vía que conduce a Bocas del Toro y luego a Gualaca o a David.


El proyecto de conexión eléctrica para Soledad, que ya lleva dos estudios, se han triplicado sus costos: al final, se utilizan los dineros del pueblo para pagar tales estudios, y al final no se sabe si el Programa de electrificació n rural, si el FIS, si el Gobierno, si el PRODEC o si la Diputación lograrán hacer realidad esta otra aspiración de este pueblo.


Fortuna, Soledad y todos los pueblos de Gualaca deben y merecen gozar de los beneficios elementales del siglo XXI para desarrollarse: energía eléctrica y caminos asfaltados para que sus ciudadanos puedan tener aunque sea una mediana calidad de vida. ¡Hasta cuándo esperarán por esas promesas!ç


via elchiricano. com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor dejar sus comentarios, le agradeceremos su nombre y direccion si fuera posible, aunque no es imprescindible y que sea respetuoso. Muchas Gracias.