lunes, 7 de junio de 2010

Tarjeta roja en gestión ambiental



PELIGROS

Tarjeta roja en gestión ambiental
José González Jaramillo
opinion@prensa.com
Al ex presidente Bush hijo, los asesores políticos le aconsejaban no hablar de temas en los que era neófito y que siempre le tentaba tocar para no sentir disipada la autoestima frente a sus auditorios. Es evidente que al presidente Martinelli el tema ambiental, por su condición, le resulta ajeno y, a lo más, le significará (como lo manifestó en público) un problema de grupos de agitadores financiados.

Para no dejar dudas, sería inteligente que algún periodista le pregunte qué es desarrollo depredador para él, si cree que es sostenible el conjunto de proyectos hidroeléctricos que están fragmentado las principales cuencas hidrográficas del país y, por si fuera poco, sembrando veneno con las concesiones mineras en la base de las escorrentías de estas cuencas. En pocas palabras, acabando con el agua del pequeño istmo. Me parece verlo respondiendo, con esos ojos desorbitados, una respuesta desesperada, de la misma manera cuando dijo que había petróleo explotable en Darién.

La realidad abofetea las ocurrencias del Presidente. El derrame en el golfo de México, hecho histórico sin precedentes, llevó al Gobierno de EU –pese a la presión empresarial– a declarar una moratoria sobre nuevas perforaciones marítimas en aguas profundas. Los impactantes hechos del derrame de BP son un claro mensaje a los gobiernos y empresarios del mundo de que el problema ambiental no es un tema de “negocios verdes”, ni de demagogia populista, sino de estrategias de sobrevivencia que deben diseñarse en los marcos de la democracia más profunda, pese a que el peso empresarial quiera desnivelar el estado de derecho.

Recientemente, debatiendo con importantes estudiosos catalanes decía que la especie humana anda en la tierra hace 200 mil años, a lo largo de los cuales ha tenido que elaborar formas de conocimiento y apropiación intelectual de la naturaleza, que incluso alguna parte de esta logra grabarse genéticamente, permitiéndole adaptarse a un medio cambiante. El conocimiento jurídico y político en la gestión ambiental del desarrollo es parte de ello y debiera hoy traducirse en una institucionalidad que consagre los derechos difusos, que son “los derechos de la madre tierra”.

Lamentablemente las preocupaciones de los diputados, del Presidente y del resto de la clase política local es muy ajena a los problemas reales del prójimo: su sobrevivencia como especie en este planeta con condiciones vitales en crisis. Si bien los gobiernos anteriores, en cuanto a la gestión ambiental, manejaban dobles discursos y una hipocresía magistral, en el gobierno “del cambio” esto ha cambiado, dejando a un lado aquellas máscaras para hablar directamente como un buen socio del desarrollo depredador. Su propuesta de eliminar la evaluación ambiental en proyectos que el Gobierno crea de “interés social” es ejemplo de ello; como lo es para Roberto Henríquez, ministro de Comercio, quien ha dicho que no es cierto que la minería produzca daños irreversibles.

En un evidente principio de conflicto de interés que ha hecho trizas las pocas conquistas de la desnutrida democracia panameña, y peor aún, “los derechos de la madre tierra”, hoy el Presidente ofrece a mercaderes, a diestra y siniestra, los recursos vitales que hacen posible la vida en el istmo, lo triste es que cree hacer el bien.


10 comentarios

Los comentarios expresados son responsabilidad exclusiva de los lectores.
No representan la opinión de prensa.com


Alessandra
6/7/2010 7:52:39 PM

Hay que mejorar la institucionalidad de la autoridad ambiental y hacerla Ministerio como en cualquier país decente, darle más presupuesto para que sea una institución operante pero también darle autonomía, como se le debe dar a todos los ministerios. Así se hace gobierno y no concentrando todo el poder en unos burócratas que toman decisiones sin conocimiento
10

aclaracion
6/6/2010 9:17:18 PM

Le aclaro a mi predecesor que la bala no solo necestita entrar por la cabeza para matar. Tambien puede hacer incursiones por el corazon y el abdomen. Es cierto, mejor no dañar el ecosistema.
9

juan
6/6/2010 9:11:12 PM

Estoy harto de escuchar tantas barbaridades que ocurren y dejan ocurrir en mi país... me da vergüenza y pena ver como venden, destruyen y matan todo.. no son capaces de ver un espacio verde sin destruirlo. son todos una pila de avariciosos, materialistas y egoístas! en vez de usar los recursos realmente a su favor los están usando en su contra. tanta educación y viajes por el gusto... tienen gusanos en la cabeza!
8

para Green Giant, Alfava y panameño...
6/6/2010 5:33:34 PM

si se llegan a dar un tiro en la cabeza, tardarán al menos 8 días en morirse, que es el tiempo que le tomará a la bala encontrarles el cerebro. sus argumentos defendiendo la depredación, son tan perecibles como la hierba del camino. Hidroeléctricas, cuantas hay, cuantas vienen? ya sabes? daños prepagados? un seguro contra la degradación del ecosistema? porque no lo hacen en Canadá? destaponarlo todo? es que aun no hay suficientes recursos para repartirlos entre panameños? cuando será suficiente?
7

panameño de verdad
6/6/2010 3:42:34 PM

Cierto es que requerimos de la energía electrica para el bienestar. Pero, como se estan haciendo, simplemente, es una muestra avida de la deseperación por negociar con los ríos. Inclusive, sacrificando a poblaciones, tal como en Bocas del Toro. Reflexionemos un poco sobre el tema, no es momento de entrar en controversia, sino es momento de reflexion. Estamos regalando los recursos naturales a empresas millonarias como AES, quienes despues, con sus comcuvino del gobierno, regulan los precios,
6

loco pero no tonto
6/6/2010 3:40:54 PM

esta sociedad de consumo que tenemos en panama no mide consecuencias,solo le interesa consumir ,vender y ganar dinero aunque asi acabe con todo lo que esta a su alrededor.en un lustro que dura el periodo de gobierno hacen cualquier arrebato para ganar dinero y que el proximo gobierno vea que hace con el desastre.hay que ver mas alla por las otras ganeraciones que tienen derecho a un ambiente sano.la reprsa de bonyic quedara mas arriba que la poblacion del silencio que pasara si tienen que evacua
5

alfava
6/6/2010 10:55:38 AM

Hay algo que si es cierto, Donde esta el daño y la depredacion que destruya los espacios de convivencia humana, en las hidroelectricas ya construidas en panama, el los ultimos 40 anos? Que es mas importente, la vida silvestre o la vida humana? Don Jaramillo, el crecimiento humano es a mi juicio, el por de los enemigos ambientales, ¿donde esta esa discucion?
4

panameño
6/6/2010 9:53:09 AM

Hasta cuando oponerse a todo por miedo. Hay que destapar al Darién y al continente entero. Ese es el sentido de la historia y encerrarse en su concha. Hemos perdido mucho y seguiremos perdiendo con esta actitud nefasta que estanca a un país y su gente que necesita recursos para el bienestar de las mayorías.
3

graciela
6/6/2010 8:43:42 AM

Los permisos para almacenar petróleo en islas, la minería, la posible apertura del tapón del darién que le solicitó el señor uribe y muchas otros proyectos más y todos también avalados por la Anam. El gobierno depredador.
2

Green Giant
6/6/2010 8:35:41 AM

Lo que ha sugerido el ministro es que los daños ambientales se calculen y sean pre-pagados por las mineras mediante una fianza para que se hagan los correctivos de manera garantizada.
1


Anterior
1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Favor dejar sus comentarios, le agradeceremos su nombre y direccion si fuera posible, aunque no es imprescindible y que sea respetuoso. Muchas Gracias.