viernes, 19 de junio de 2015

DIRECTOR DE GENISA ARRESTADO EN HONDURAS MIENTRAS PRESIDENTE DE PANAMÁ ENVÍA esquadronES antidisturbios A PROTESTAS INDÍGENAS

by June 19, 2015
El Presidente de Panamá Varela envió los escuadrónes antidisturbios a Tolé ayer, 18 de junio, en una medida destinada a intimidar a los activistas que protestaban contra la represa hidroeléctrica de Barro Blanco sobre el río Tabasará.
Desde el lunes 15 de junio el Movimiento '22 de septiembre 'y el Movimiento '10 de abril' (M10) han ido cerrando periódicamente la carretera Interamericana por no más de dos horas a la vez, además de bloquear de forma continua la entrada del proyecto para evitar que los trabajadores entren. La afluencia de policías del estado coincidió con la llegada del gobernador de la provincia de Chiriquí, Hugo Méndez, con quien los manifestantes han estado en diálogo.
Ngäbe protesters (Photo: Jennifer Kennedy)
Manifestantes Ngäbe  (Photo: Jennifer Kennedy)
(Photo: Jennifer Kennedy)
Más manifestantes Ngäbe  (Photo: Jennifer Kennedy)
El despliege de la fuerza bruta por el Estado panameño seguramente afloran recuerdos incómodos de la administración Martinelli odiada que gobernó Panamá entre 2010 y 2014. Redadas periódicas de Martinelli en protestas organizadas dejaron cientos de heridos, y entre los enfrentamientos históricos en Changuinola, Tolé, San Félix, y Colón, alrededor de una docena de muertos.
El presidente Varela, que hasta ahora ha tratado de promover una imagen de "buen tipo", ha sido en gran parte indeciso sobre el tema de Barro Blanco. Actualmente se se equivoca del lado del dueño de la empresa, Generadora del Istmo (GENISA). Sin embargo, su decisión de flexionar los músculos de ayer llega en un momento especialmente desafortunado de GENISA, coincidiendo con el arresto de alto perfil de uno de los directores de la compañía, Shukri Kafie, quien está acusado de participar en la malversación de 60 millones de dólares por parte del Estado de Honduras.
DIMESA, una empresa familiar Kafie, está acusado de haber vendido los suministros y servicios médicos al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) a precios inflados de forma escandalosa. El escándalo involucra numerosos empresarios y docenas de altos funcionarios acusados de recibir sobornos - el costo total para el instituto se dice que es de alrededor de US $ 200 millones. A punto de estremecer Honduras en las próximas semanas, los acontecimientos que se desarrollan forman parte de una crisis más amplia de corrupción que sacude Centroamérica. En Guatemala, un fraude tributario y aduanero está impulsando el malestar y recientemente obligó al vicepresidente a renunciar. En Panamá, el ex presidente Ricardo Martinelli - ahora a la fuga en los Estados Unidos - está siendo investigado por negocios turbios durante su tiempo en el cargo.
Las leyes sobre el secreto en Panamá están diseñados para proteger el anonimato de los propietarios de negocios, pero el registro público enumera varios Kafies en el consejo de GENISA: Luis Kafie (Presidente), Luis José Kafie (Tesorero y Director), Shukri Kafie (Director), Eduardo Kafie (director), Eduardo Kafie Atala (director), y Christoper Kafie (director). En Honduras, los Kafies son ampliamente acusados de haber sido uno de una docena de familias que apoyaron el golpe de 2009 - un evento que derrocó al presidente elegido democráticamente y marcó el comienzo de una nueva era de escuadrones de la muerte, asesinatos y vandalismo patrocinada por el Estado. Shukri Kafie niega cualquier participación en el escándalo de corrupción en curso, pero Estados Unidos ha tomado la acusación muy en serio, él y muchos otros fueron despojados de sus visas.
La represa hidroeléctrica de Barro Blanco está listo para inundar pueblos indígenas Ngäbe, decenas de parcelas productivas, centros culturales y sitios arqueológicos. Eliminará las poblaciones de peces preciados, privando así a las comunidades ribereñas de proteína esencial. Lo que es más, las comunidades afectadas no han dado su consentimiento libre, previo e informado.
Photo: Jennifer Kennedy
Photo: Jennifer Kennedy
Desde el principio, GENISA ha llevado a cabo sus asuntos de una manera solapada e ilegal, repetida y deliberadamente tergiversando Barro Blanco a ambos actores nacionales e internacionales, en particular con respecto a sus impactos sociales y ambientales, con el fin de recibir financiamiento, los créditos de carbono, y el estado consentimiento. Decenas de investigadores técnicos, la agencia de medio ambiente ONG, e incluso de Panamá, ANAM, han cuestionado la evaluación del impacto ambiental de GENISA como fundamentalmente defectuosa.
El Relator Especial de la ONU para los Pueblos Indígenas (2008-2014), James Anaya, en su visita a la zona afectada, comentó con tristeza cómo Barro Blanco fue emblemático de los impactos adversos del desarrollo de los pueblos indígenas de Panamá. Por último, los partidarios de la represa - la Corporación de Inversiones Alemán (DEG) y el Banco Holandés de Desarrollo (FMO) - fueron hallados recientemente por su mecanismo independiente de denuncia de haber fallado absolutamente sus propias pruebas de diligencia debida: a todas luces claras, Barro Blanco es social y ambientalmente insostenible
Sin embargo, no parece haber ninguna justicia para las comunidades del Tabasará. Financiadores del proyecto, en lugar de retirar su financiación y consagrar los principios de sostenibilidad que dicen abrazar, prefieren quitar la comida de la boca de las personas más marginadas de Panamá. El gobierno de Panamá, en lugar de enviar un mensaje claro a los desarrolladores internacionales agresivos que no tienen respeto por la ley, por el medio ambiente, los derechos humanos básicos, como para Panamá, preferirían inclinarse ante el dólar, para no aparecer una nación 'cerrada para los negocios'.
Cuando se trata de la represión de los pueblos indígenas de Panamá, el presidente Varela ahora parece estar en la misma ruta que Martinelli; sin embargo, hay tiempo aún para él de abrazar plenamente su imagen de tipo agradable eligiendo la decencia humana sobre el beneficio privado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Favor dejar sus comentarios, le agradeceremos su nombre y direccion si fuera posible, aunque no es imprescindible y que sea respetuoso. Muchas Gracias.