domingo, 21 de abril de 2019

¿Qué es la COONAPIP? Invitación

¿Qué es la COONAPIP?

La Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá, es una articulación estratégica de Autoridades Tradicionales indígenas nacionales cuya finalidad es fortalecer el movimiento indígena nacional y construir propuestas unitarias en camino hacia el ejercicio de la libre determinación, el Buen Vivir y la Vida Plena de los pueblos y las comunidades originarias a nivel Nacional, comprende a diversas formas o modalidades cómo éstos se organizan.
Está conformado por:
Comarca Kuna Yala
Congreso General de Takarkunyala
Congreso General Embera-Wounaan
Consejo Nacional Naso Tjër Di
Comarca Kuna de Madungandi
Comarca Kuna de Wargandi
Consejo Nacional Wounaan
Consejo Nacional Bri Bri
Congreso Nacional de Tierras Colectivas 
Congreso Buglé
Comarca Ngäbe-Bugle y Campesino

La COONAPIP, invitó a todos los candidatos en competencia por el sillón presidencial hasta ahora solo han confirmado 5, esperando que se presenten todos, su ausencia  se vera reflejada en su silla vacía identificada por su bandera política o color en caso de ser Libre postulación. 
 Los Candidatos tendrán la oportunidad de presentar a las máximas autoridades tradicionales de los Pueblos indígenas de Panamá la agenda indígena de su gobierno.
Este evento se llevará a  cabo en el Auditorio José Dolores Moscote de la Facultad de economía de la Universidad de Panamá este lunes 22 de abril a partir de las 10:00 a.m.
ESTAN CORDIALMENTE INVITADOS E INVITADAS.

sábado, 20 de abril de 2019

Día de la Tierra: días de compromisos -Ariel Rodríguez-Vargas

AMBIENTE

Día de la Tierra: días de compromisos
Ariel Rodríguez-Vargas  |  19 abr 2019 - 00:00h

Temas: Ambiente Clima

En la segunda semana de abril de 2019, los astrofísicos del mundo lograron fotografiar un inmenso agujero negro en el espacio sideral. Su nombre es Messier 87. Está localizado a una distancia de 55 millones de años-luz del planeta Tierra, y su centro oscuro tiene un área del tamaño de 20 sistemas solares como el nuestro.

Si ese agujero negro estuviera cerca del sistema solar podría engullir al planeta Tierra como si fuera un diminuto grano de arena. Eso es el planeta Tierra en el universo: un grano de arena que alberga una diversidad impresionante de vida terrestre, acuática y marina, que comparte ecosistemas de gran belleza. Somos parte de un grano de vida en medio del infinito universo.

La Tierra es uno de los planetas más dinámicos en el sistema solar. Sus placas tectónicas no han dejado de moverse en sus millones de años de existencia. Los continentes se han configurado en masas continentales como Rodinia, hace 1100 a 800 millones de años; Pannotia, hace 600 a 540 millones de años; Pangea, hace 360 a 200 millones de años. Millones de especies llenaron estas masas continentales y las cuencas marinas.

La Tierra, en verdad, es un astro único, rico en formas de vida como no se ha descubierto en ningún otro hasta la fecha. Nuestro planeta, con todos los ecosistemas y sus especies, y los humanos, somos entidades completamente interdependientes. Habitamos un cuerpo celeste que se ha autorregulado y equilibrado por millones de años.


Sin embargo, en los últimos 150 años, el humano, como especie dominante, ha cambiado este equilibrio. El planeta resiente ese desequilibrio, que nos amenaza a todos.

El Día de la Tierra nació en 1970 y se institucionalizó en 1972, para llamar la atención sobre la necesidad de afrontar los duros retos que demanda restaurar el equilibrio planetario. Hoy, cuando el calentamiento global derrite glaciares, altera el clima, seca los suelos, inunda los valles y costas, aumenta el nivel del mar y golpea a millones de personas en el mundo, es más necesario que nunca asumir el enorme esfuerzo que demanda salvar al hermoso planeta del que depende la vida que compartimos con todos los demás seres que habitan este pequeño milagro en el universo.

El autor es biólogo e investigador de la Universidad Autónoma de Chiriquí y miembro del movimiento Ciencia en Panamá

 

martes, 16 de abril de 2019

Batalla por Boná enfrenta...

CORREDOR BIOLÓGICO

Batalla por Boná enfrenta vida silvestre marina con multimillonario proyecto
Ereida Prieto-Barreiro   16 abr 2019 - 00:05h



Temas: Ambiente Alcaldía De Taboga Isla Taboga Contraloría General Ministerio De Ambiente Emilio Sempris

Aunque hay un bosque en el área del proyecto en isla Boná, la empresa dice que solo son herbazales, sin aves. Gabriel Rodríguez Expandir Imagen
Aunque hay un bosque en el área del proyecto en isla Boná, la empresa dice que solo son herbazales, sin aves. Gabriel Rodríguez 
Aunque el presidente de Boná Pacific Corp., Raam Ady, afirma que "el Ministerio de Ambiente ha certificado que el área a arrendar [para la terminal petrolera en isla Boná] no es parte de ningún corredor biológico ni tampoco es reserva forestal ni área protegida", el titular de dicha cartera, Emilio Sempris, rechaza esta aseveración.

+ INFO
Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná
Grupos de la sociedad civil irrumpen en conferencia donde empresa justifica proyecto en isla Boná
'El CENA tendría que revocar contrato en isla Boná': Varela
CENA justifica arrendamiento en isla Boná para petrolera
Caso isla Boná: Así se hizo la investigación de La Prensa
Contraloría no refrenda contrato para petrolera en isla Boná
Negocios con una isla que es refugio natural
La certificación que asegura tener la empresa está fechada el 9 de mayo de 2018. Sin embargo, Sempris lo desmintió. "No existe registro de propuesta presentada por la empresa, solo la recibida por organizaciones que piden que sea un área protegida", indicó Sempris.

Isla Boná es el escenario de una batalla en la que se enfrentan intereses multimillonarios en detrimento de un santuario de la vida silvestre marina.

Este diario solicitó a la empresa copia del documento aludido, pero al cierre de esta edición, no fue enviada.

En cuanto a las afectaciones a la vida silvestre en la isla, el presidente de Boná Pacific Corp. aseguró que en la zona donde se pretende desarrollar la terminal petrolera no hay nidos de aves, solo herbazales y árboles dispersos, y que es "falso" que sea un santuario.

El abogado de la Alcaldía de Taboga, Alfredo González, informó que modificarán el contrato de arrendamiento con Bona Pacific Corp. para construir la terminal petrolera, pese a que la Contraloría no lo refrendó antes. El actual contrato, dijo, se canceló, pero buscarán su refrendo otra vez.

Alcalde de Taboga se enfrenta al contralor por isla Boná

El alcalde de Taboga, Ramón Ramos, está decidido. Quiere, contra viento y marea, que la Contraloría General de la República refrende el contrato de arrendamiento de isla Boná para una terminal petrolera para buques. Y si no lo hace, Ramos está dispuesto a liarse en un pleito legal con el contralor, Federico Humbert.

Ramos buscaría probar que Humbert tiene un conflicto de interés y, en consecuencia, debería ser declarado impedido de conocer el expediente del contrato. Y en ello cuenta con el apoyo de Bona Pacific Corp., que también quiere fuera al contralor, después de haber rechazado el refrendo.

Lea aquí el contrato de arrendamiento

"Vamos a pedir que el contralor responda por haber conocido del refrendo de la contratación [con Bona Pacific Corp]. Es sabido en este país que él [el contralor] es una persona que mantiene intereses con empresas petroleras", advirtió Alfredo González, asesor legal de la Alcaldía de Taboga.

El funcionario, quien dice ser vocero del alcalde Ramos, reveló que "están recuperando toda la información para evidenciar algunos hechos de que nosotros tenemos sospecha, pero, créame, lo vamos a hacer, porque la actitud es sumamente sospechosa".

Según González, el contralor "podrá considerar que la empresa que lleva o que podría llevar adelante las operaciones en Boná podría ser competencia para él".

"El contrato de arrendamiento entró a la Contraloría y pasó por todos los filtros correspondientes. Cuando llega, precisamente, al despacho del contralor, es cuando se hace una serie de observaciones que no son aplicables para rechazar el contrato", dijo el abogado.

Bona Pacific Corp. restó importancia al santuario de anidación de aves marinas en Boná. En tanto, ambientalistas tomarán acciones para impedir la destrucción del hábitat de vida silvestre.

El pasado 18 de febrero, Humbert notificó al alcalde que negaba su refrendo al contrato de arrendamiento por factores de "orden económico". Explicó que para establecer el canon de arrendamiento se utilizó el avalúo del Ministerio de Economía y Finanzas, pese a que está 37% por debajo del entregado por la Contraloría.

Además, el contralor estuvo en desacuerdo con darle a la empresa dos años de gracia, es decir, que no pagara alquiler durante 24 meses.

A su turno, el asesor de Bona Pacific Corp., Justino González, dijo ayer que no quiere pensar "que se quiere cancelar el proyecto para favorecer grupos económicos que nos ven como una competencia". 


En cuanto a la solicitud de información que hizo el presidente Juan Carlos Varela al Consejo Económico Nacional (CENA) sobre la terminal petrolera, González dijo que "nada se hace a espaldas del presidente".

Este medio intentó conocer la posición del contralor, pero no respondió.

El procurador de la Administración, Rigoberto González, solicitó el viernes pasado –por segunda vez– información al ministro de Ambiente, Emilio Sempris, sobre qué acciones ha hecho para conocer las denuncias de afectación en isla Boná.

'No hay aves'


El presidente de Bona Pacific Corp., Raam Ady, asegura que su proyecto no afectará isla Boná, ya que donde pretende instalar los tanques de combustible "no hay aves".

Restó importancia a una posible afectación a las cuatro especies de aves marinas presentes en Boná, al indicar que los nidos están de diciembre a abril y que luego no habrá presencia masiva de aves.

Dice que ha ido "más de 50 veces y no he visto ese tipo de anidación de que están hablando". Ady admitió que sus estudios provienen de ambientalistas pagados por Bona Pacific Corp. y no por el Ministerio de Ambiente.

Contrario a lo que dice Ady, las aves anidan en la isla, incluso en octubre. Así lo corroboró este medio ese mes del año pasado, cuando hizo un recorrido por la isla y pudo observar que no solo anidan en árboles, sino también en la superficie de la isla.

En cuanto a la afectación a los corales, dijo que están realizando estudios para ver si están vivos o muertos.

Por ahora, la empresa informó que ha invertido unos $2.5 millones en actividades que no especificó.

Ady indicó que el contrato de alquiler no incluye una opción de venta. En entrevista previa, aseguró que el resto de la isla también sería arrendada por la empresa, ya que no quería competencia.

En la conferencia de prensa de ayer, mencionaron que la pesca, como medio de subsistencia en Otoque, está "prácticamente en extinción", por lo que no sería argumento válido para cancelar el proyecto.

Cuestionado sobre quiénes son sus socios y de dónde proviene el financiamiento del multimillonario proyecto, Ady fue esquivo. Solo indicó que son fondos suyos y de Sandra Roger (secretaria de Bona Pacific Corp.) y de un inversionista extranjero, cuya identidad no reveló.

Acusaciones

"Se acusa al proyecto de desarrollarse en un área protegida que se considera santuario de aves, pero esto es mentira", afirmó el abogado Justino González.

Añadió que en Boná solo hay "herbazales", "rastrojos", no hay bosques, como aparece en los medios.

También aseguró que se rechaza el proyecto no por un tema ambiental, sino porque hay "magnates del combustible" que han promovido una "feroz campaña" de desprestigio.

Rechazan petrolera

A la conferencia de prensa se presentaron representantes de oenegés ambientalistas que rechazan el proyecto. Pero los representantes de Bona Pacific Corp. decidieron cerrarles las puertas mientras trataban de justificar la construcción de la terminal.

Organizaciones como el Centro de Incidencia Ambiental, la Asociación de Pesca Submarina, la Asociación de Derecho Ambiental, Jóvenes Ecologistas de isla Otoque, así como especialistas ambientales intentaron entrar a la conferencia, pero se les impidió el acceso.

Advertidos, Bona Pacific Corp. se aseguró de que solo estuvieran presentes periodistas, preguntando a cada persona: ¿usted a quién representa? Si no eran de medios, se les prohibía la entrada.

No obstante, algunos lograron entrar, como Marlene Blasser, presidenta de Sharks Awareness Panamá, quien, en medio de la rueda de prensa, se dirigió a Ady. "Aquí nadie está cuestionando la ilegalidad del proyecto, el problema es que no hay un estudio completo sobre las afectaciones ambientales. La población no está informada".

A su vez, el abogado ambiental Donaldo Sousa dijo que hoy presentará una solicitud a la Asamblea Nacional para que se declare a las islas Boná y Otoque áreas protegidas y turísticas.

Kevins Cortez, de la Asociación de Jóvenes Ecologistas de isla Otoque, aseguró: "Nosotros, como residentes del área [Otoque Oriente], sabemos de las afectaciones de convertir a isla Boná en una terminal petrolera, en ruta de embarcaciones. Hacen que merme la pesca".

Cortez indicó que la promesa de empleo que han hecho a la comunidad es para obtener su beneplácito, pero que quedarán igual que los residentes de Taboga, que trabajaron por un corto tiempo en las terminales petroleras del lugar, pero ya todos están desempleados.

Anunció que en las islas de Otoque Oriente y Occidente están recolectando firmas para rechazar el proyecto, las cuales serán presentadas en los próximos días ante la Alcaldía de Taboga.

----------

Grupos ambientalistas se unen contra petroterminal en isla Boná

Grupos ambientalistas se unen contra petroterminal en isla Boná

Grupos ambientalistas se unen contra petroterminal en isla BonáARCHIVO / EL SIGLO

Diversas protestas se han realizado en contra de la construcción de una petroterminal en isla Boná.

Foto Próxima
martes 16 de abril de 2019 - 12:00 a.m.
Julio Moreno Vega
jumoreno@elsiglo.com.pa

La empresa dice que sólo se usarán 24.7 hectáreas para el proyecto

http://elsiglo.com.pa/panama/grupos-ambientalistas-unen-contra-petroterminal-isla-bona/24116455

Diversas organizaciones ambientalistas pedirán que se declare las islas Boná, Otoque y otras adyacentes como áreas protegidas y turísticas prioritarias mediante ley.

Esto fue lo que informó la Asociación de Derecho Ambiental y los coordinadores de Jóvenes por la Protección de las Áreas Ecológicas a través de un comunicado que será entregado hoy en la Asamblea Nacional.

Es así, porque la empresa Bona Pacific Corp., busca desarrollar un proyecto de construcción de una petroterminal en la isla, que tiene una extensión total de 74 hectáreas y que se encuentra a 28 millas del Canal de Panamá en el océano Pacífico.

Para el abogado ambientalista, Donaldo Sousa, 'ya se ha presentado una denuncia penal porque se ha cometido un delito ambiental, debido a que las instituciones del Estado les han permitido a la empresa avanzar y el beneficiarse de esto también es un delito'.

Defienden la petroterminal

Para el presidente de la empresa Bona Pacific Corp., Raam Shimon Ady, el interés es su calado natural que es de 34 metros y no se va hacer ningún dragado. Reconoció que no tienen el estudio de impacto ambiental.

Dijo que realizan estudios que hasta el momento han determinado que en la zona, donde se construirá, no tiene un peligro para las aves migratorias e, incluso, que en el área donde se realizarán las construcciones no se observan muchas aves.

'El área donde se hará la obra no tiene mucha importancia ambiental. Se indicó en una presentación que el 10% es herbazal y árboles dispersos en la cima, el 20% es rastrojo y vegetación arbustiva y el 70% restante es bosque secundario joven', explicó.

Justino González, vocero de la compañía, destacó que la obra consiste en una terminal petrolera para megabuques, que tendrá una zona de amortiguamiento de 10 hectáreas (ha), es decir, que la zona donde se va a desarrollar es mucho menos de la mitad de la isla que es de 74.7 ha, o sea, que se va a desarrollar en 24.7 ha.

Este proyecto es producto de un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, según González. Agregó que, detrás de este proyecto, hay intereses económicos.

'La empresa ha cumplido con los 45 pasos administrativos, desde que se hizo la petición formal en el Municipio de Taboga hasta que fue aprobado en el CENA', expresó Justino González, abogado.
 
Declaración

Lucha. La Comisión de Población, Ambiente y Desarrollo de la Asamblea suspendió el prohijamiento del anteproyecto de ley 167 fijado para hoy 16 de abril, a la 1:00 p.m. por falta de quórum. La propuesta busca declarar a isla Boná como área protegida, expresó el Centro de Incidencia Ambiental (Ciam).

PERÍODO

20

años es el arrendamiento del proyecto y serán prorrogables. La isla no se ha vendido

domingo, 14 de abril de 2019

La concesión de isla Boná

domingo 14 de abril de 2019

La concesión de isla Boná

En Panamá no escapamos de los efectos de este, y es así como vemos que desde diciembre no llueve

Mariela Sagel
opinion@laestrella.com.pa

  •  
  •  
  •  
  •  

En el mundo entero se habla del cambio climático y, aunque el presidente Trump lo niegue y con las palabras 'no me lo creo' tumbó un informe de 1656 páginas que detallaba los devastadores efectos del cambio climático en la economía, la salud y el medio ambiente, en Panamá sí tenemos una relativa conciencia ecológica que va en aumento. Poco o nada le importó al pelirrojo que el estudio estuviera respaldado por 300 científicos de 13 agencias federales diferentes. No hay nada peor que negar algo que está afectando al mundo de forma alarmante.

En Panamá no escapamos de los efectos de este, y es así como vemos que desde diciembre no llueve, se advierte que el fenómeno de El Niño se hará sentir de manera muy severa hasta fines del año y el Canal de Panamá ha tenido que restringir el tránsito de buques de cierto calado.

Recientemente se conoció que se había otorgado una concesión para desarrollar una petroterminal en la isla de Boná, que tiene una superficie de 74.7 hectáreas, de las cuales 34.7 hectáreas se usarían para dicha concesión. Al saltar la noticia, también se conoció que esa concesión le fue otorgada a la empresa que desarrollaría el proyecto por el alcalde de Taboga, Ramón Ramos, militante del partido Cambio Democrático.

Es inconcebible que una concesión que puede afectar el ecosistema de un distrito insular como Taboga sea dada por la voluntad de un alcalde y no exista ni siquiera un estudio de impacto ambiental que respalde la viabilidad de esta. El ministro de Ambiente dijo desconocer el asunto, pero ya la concesión fue avalada por el Consejo Económico Nacional (CENA), al que se le pedirá, por parte del presidente Varela, reconsiderar su decisión.

El distrito insular de Taboga es parte de la provincia de Panamá y su capital es la isla de Taboga. Lo conforman la también llamada 'isla de las flores', que es su capital, las islas de Taboguilla, Otoque, Urabá, Melones, Chamá y Estivá. Está divido en los corregimientos de Taboga, Otoque Occidente y Otoque Oriente. La isla de Taboga tiene una población de 1600 habitantes, según el malogrado censo del 2010 y es un importante destino turístico que todavía tiene un gran potencial de desarrollo. Está a unos 20 kilómetros de ciudad de Panamá y a esa misma distancia está Boná desde la capital del distrito insular.

Boná está al lado de Otoque Oriente, y en ella no vive nadie, no hay agua ni luz eléctrica. Es un santuario de avistamiento de aves y hasta los mismos empresarios de turismo han pegado el grito al cielo al conocer la decisión unilateral del alcalde de Taboga, pues está dentro de un área protegida, la que los ambientalistas y el propio Instituto Smithsonian han velado por que se conserve así.

Según fuentes residentes en Taboga, ni ellos mismos estaban enterados de lo que se estaba cocinando por parte de la autoridad municipal, a excepción de su círculo íntimo. Según esas fuentes la posición del alcalde es muy fuerte, ya que cuenta con un aparato administrativo directo o indirecto como la policía, la sala de juzgado de paz, así como otros funcionarios que, en su totalidad son miembros de su partido. El representante también está afiliado a Cambio Democrático. La Contraloría tiene una oficina en la Alcaldía. El alcalde Ramos sustenta su decisión unilateral en el hecho de que la instalación de esa estación en la isla de Boná generaría fuentes de empleo.

Sin embargo, la misma isla de Taboga, siendo destino turístico, no resuelve todavía la recolección de la basura y otros temas sensitivos. De tener una visión integral de cómo una isla que ha jugado un papel tan importante en la historia de este país puede desarrollarse turísticamente con temática ecológica, histórica y cultural, no estaría buscando dañar las pocas riquezas naturales que aún tenemos y que no podemos darnos el lujo de perder. Desde Taboga salieron las expediciones de conquista de Francisco Pizarro hacia el Perú y de Diego de Almagro hacia Chile. El pintor francés Paul Gauguin recaló en la isla cuando iba para la Polinesia y por su posición estratégica en la entrada del Canal de Panamá, siempre fue codiciada por los estadounidenses. En Taboga nació nuestro más insigne escritor, Rogelio Sinán, hace 117 años y en la fecha de su natalicio, el 25 de abril, se celebra el Día del Escritor panameño.

Si bien la ampliación del Canal y el aumento de los tránsitos por la vía interoceánica demanda un mayor expendio de bunker, ya existen en los diferentes puertos, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, instalaciones destinadas a prestar este servicio a los barcos. No se puede permitir que las pocas riquezas naturales y con potencial de turismo ecológico, se entreguen por la sola voluntad de un funcionario y que esta decisión afecte no solo a los panameños, sino también al ecosistema, que es patrimonio del país.

ARQUITECTA Y EX MINISTRA DE ESTADO.


http://laestrella.com.pa/opinion/columnistas/concesion-isla-bona/24116207