viernes, 1 de noviembre de 2013

¿ES LA ENERGÍA HIDROELÉCTRICA VERDE?


El siguiente es un artículo publicado en los medios canadienses pero vemos su gran importancia en nuestro medio y lo compartimos con nuestros lectores.

El mito de los empresarios que dicen que "simplemente utilizan el agua y los vuelven a retornar", falso, ya que esta agua ni siquiera es apto para el consumo humano. chiriquinatural.



"Las grandes presas algún día serán recuerdos de un tiempo antiguo cuando los humanos pensaban que podían vencer la naturaleza y se vieron vencidos por ella en su lugar" Leslie (2005)

El verde es un color controversial. La producción de energía, de cualquier forma, no es bueno para la Tierra. ¿Qué nos dice el gobierno Charest y otros partidarios de la energía hidroeléctrica a gran escala es la hidroelectricidad no es tan malo como el carbón. En cualquier caso, las represas hidroeléctricas a gran escala, como los propuestos por el río Romaine no son verdes.

Las represas destruyen los ríos. A lo largo del mundo, muchos ríos grandes ya han sido represados o desviados. Como resultado, los grandes ríos, no tocados, como el Romaine se consideran especies en peligro (Le Devoir, 2009). En el caso de la Romaine, 500 kilometros de río se convertiría en una serie de cuatro embalses.

Las presas crean gases de efecto invernadero. Cuando las presas se construyen en Québec grandes extensiones de bosques boreales se inundan. Como resultado, la materia orgánica se descompone y libera metano y dióxido de carbono. Actualmente, se estima que los embalses canadienses contribuyen 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero canadienses totales (Rosenberg et al., 1997).

Las presas crean contaminación por mercurio. El mercurio inorgánico está presente en nuestros suelos. Ha estado allí desde hace miles de años como resultado de la actividad volcánica y los niveles van en aumento, más recientemente, como consecuencia de las actividades  humanas. Almacenados en el suelo, este tipo de mercurio es relativamente seguro. Lamentablemente,cuando las áreas se inundan y las bacterias comienzan a digerir los suelos inundados, se cambia el mercurio inorgánico en metilmercurio. Metilmercurio es una neurotoxina potente. Como resultado de los embalses, el mercurio es liberado en la cadena alimenticia contaminando el zooplancton, peces, aves, mamíferos y seres humanos que dependen de los ecosistemas fluviales. Después de la construcción de presas, los peces en los ríos no se puede consumir durante un máximo de treinta años. Pese a las afirmaciones de que el metilmercurio en los embalses volverá a los niveles normales después de treinta años, es cada vez más evidente que puede tomar más tiempo y la concentración no será tan bajo como lo eran antes de la creación del embalse.

Las represas provocan la fragmentación del hábitat. Como resultado de las presas Hydro Québec, 28 000 km2 de bosque boreal de Quebec han sido inundados (página web Hydro Quebec), un área del tamaño de Haití. El río Romaine añadirá 278km2 de área inundada. Como resultado, los hábitats de los animales silvestres se dividen. Además de las inundaciones, 227 kilometros de nuevas carreteras se construyen, lo que permite la invasión de otras actividades humanas tales como la silvicultura y la minería, que aun más fragmenta los hábitats.

Las presas crean la pérdida de biodiversidad. Como resultado de la fragmentación de los hábitats, la fauna es menos capaz de reproducir y sus poblaciones sufren. Cambio de un ecosistema fluvial en la de un embalse también causa la pérdida de biodiversidad como las especies ya no pueden vivir en su nuevo hábitat. Además, los ecosistemas marinos cambian. El flujo de agua dulce a los océanos es el factor más influyente que afecta a la vida marina en los estuarios. Cuando el flujo de agua dulce se ve alterada como resultado de las represas hidroeléctricas, los ecosistemas marinos enteros se ven afectados.

Los ríos son lugares espirituales. Son las arterias y las venas de la Tierra. Cuando volvemos ríos en embalses, perdemos la conexión con nuestra Tierra. Es a través de la conservación de energía que podemos proteger nuestros ríos agrestes. Hasta que los gobiernos y las empresas de forma voluntaria hagan más, vamos a seguir exigiendo más de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Favor dejar sus comentarios, le agradeceremos su nombre y direccion si fuera posible, aunque no es imprescindible y que sea respetuoso. Muchas Gracias.