domingo, 14 de junio de 2015

ACTIVISTAS INDÍGENAS BLOQUEAN LA ENTRADA  A LA REPRESA BARRO BLANCO

NGÄBES DAN ULTIMATUM AL GOBIERNO DE PANAMÁ: CANCELAR EL PROYECTO PARA EL LUNES
Por  y Junio 14, 2015
Un  grupo de 30 de una faccion Ngäbe aparte del movimiento de resistencia M10 han bloqueado la entrada de la represa hidroeléctrica de Barro Blanco en el oeste de Panamá, impidiendo la entrada de los trabajadores al sitio. La lucha de 15 años de las comunidades río Tabasará para proteger sus medios de vida, su cultura y su patrimonio ancestral ahora parece estar entrando en una tensa nueva fase. Con las negociaciones agotados y la presa al 95% de avance, M10 ha dado un ultimátum al gobierno para cancelar el proyecto el lunes, 15 de junio de 2015. No está claro cómo el gobierno va a responder.
"Siendo  patrimonio cultural Ngäbe-Buglé ", dijo Clementina Pérez, parte del grupo acampado a las puertas de Barro Blanco. "Nuestro río, nuestra madre tierra, nuestra ecología, nuestra existencia, estamos aquí para dar a conocer a la comunidad nacional e internacional que este patrimonio que nos pertenece y para la iglesia de Mama Tata. Con la conservación de la paz, la libertad, la justicia y la unidad, la liberación y la justicia social ... [nos preguntamos] el Presidente de la República la cancelación y la retirada de la presa de nuestras comunidades, nuestro río y nuestra madre tierra, que pertenecen a nosotros como pueblos originarios de las Américas ..."
Financiado por los bancos europeos - la Corporación de Inversiones Alemán (DEG) y el Banco de Desarrollo Holandés (FMO) - la presa está presta para inundar una cadena de comunidades Ngäbe y campesinas, todos los cuales han expresado sus objeciones desde el principio. La inundación destruirá petroglifos ancestrales, fértiles terrenos agrícolas  y centros culturales Mama Tata, incluyendo una escuela única, donde se está desarrollando la escritura emergente de la lengua Ngäbere y es difundida. La presa tendrá un impacto significativo en la vida marina del río, acabando con las especies de peces migratorios que muchas comunidades - tanto rio arriba y abajo - que dependen de la proteína esencial. Ninguna de las comunidades del Tabasará han provisto su consentimiento libre, informado y previo a la represa, un hecho confirmado recientemente por el propio mecanismo independiente de denuncia de la FMO (ICM).

"Los prestamistas deberían haber buscado una mayor claridad sobre si hubo consentimiento para el proyecto de las autoridades indígenas apropiadas antes de la aprobación del proyecto", dijo un informe del ICM, publicado el 29 de mayo de 2015. "[El plan] no contiene ninguna disposición sobre la adquisición de tierras y reasentamiento y nada sobre la biodiversidad y los recursos naturales. Tampoco contiene ninguna referencia a las cuestiones relacionadas con el patrimonio cultural ... "
El informe es el último de una serie de análisis profesionales que vierten una gruesa capa de desprecio sobre el dueño del proyecto de la presa, Generadora del Istmo (GENISA). Demostrablemente ilegal, GENISA ha sido condenada por numerosos investigadores independientes, las Naciones Unidas, varias ONG internacionales, y la propia agencia ambiental de Panamá, ANAM, que encontró una serie de defeciencias y contravenciones en su evaluación de impacto ambiental.
Pero a pesar de fallar la debida diligencia, los bancos parecen haber restado importancia al informe del ICM con una llamada insípida de 'diálogo constructivo' y 'una solución para el camino a seguir ". En febrero de este año, el FMO eligió amenazar al gobierno de Panamá después que el trabajo de construccion fuera suspendido temporalmente por recomendación de la ANAM. Escribiendo a la Vicepresidenta, el FMO advirtió que la suspensión "puede pesar sobre las decisiones de inversión futuras, y perjudicar el flujo de inversiones a largo plazo en Panamá."
El gobierno parece haber tomado esta amenaza en serio. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, quien fue elegido para el cargo en 2014, se contradijo sobre Barro Blanco antes de seguir finalmente la linea. La semana pasada, mientras proferia palabras tranquilizadoras endebles por haber encontrado una solución de los derechos humanos, su gobierno dejó la mesa de negociaciones y señaló el fin de la suspensión de las obras. M10 aduce que el trabajo nunca se detuvo y se ha continuado en la clandestinidad. Ahora se están movilizando para la acción.

Clementina Perez (Foto: Oscar Sogandares)
"Si no se resuelve esta situación", dijo Clementina Pérez: "Vamos a ir a la carretera Panamericana a pedir juntos, a nivel nacional, la cancelación de Barro Blanco ..."
Levnatandose con marcadas paredes grisaceas por encima de los riberas desnudas del Tabasará, Barro Blanco se ha convertido en un símbolo de la administración anterior, su violencia y el desprecio fundamental por el imperio de la ley. El ex presidente Ricardo Martinelli - ahora en fuga en los Estados Unidos y frente a una investigación de corrupción de vuelta en casa - provocó no menos de cuatro levantamientos mayores mientras ambicionaba por la tierra y los recursos en los territorios indígenas de Panamá. La represión de mano dura resultó en la muerte de varios manifestantes y transeúntes, entre ellos un adolescente desarmado que recibió un disparo en la cara por la policía. Barro Blanco es el legado visible de un presidente con orgullo de  matón que abusó repetidamente de los Pueblos Indígenas de Panamá y saqueó el país a su antojo. Hasta el momento, Varela ha tenido mucho interés en lograr un tono más digno y humano. ¿Cómo se maneja ahora la crisis en evolución sobre las orillas del río Tabasará será una demostración de su sinceridad, o la falta de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Favor dejar sus comentarios, le agradeceremos su nombre y direccion si fuera posible, aunque no es imprescindible y que sea respetuoso. Muchas Gracias.